Como practicar el estoicismo: breve guía de los principios esenciales

En esta publicación abordaremos respecto a como practicar el estoicismo de manera correcta. Para ello, abordaremos consideraciones previas y luego ahondaremos en los tres aspectos fundamentales de la filosofía estoica.

El método estoico: aclaraciones previas

Es muy difícil hablar de un método estructurado que nos permita saber como practicar el estoicismo por varias razones:

Una de ellas, es que no llegó ningún escrito que tratara el tema como tal a nuestros días, aunque posiblemente nunca se haya escrito nada similar, ya que la tradición era transmitir la filosofía oralmente. De hecho, podemos inferir que por este motivo el único material con el que contamos son cartas, transcripciones de diálogos exhortativos, meditaciones escritas, un pequeño manual que recopila algunas ideas centrales y fragmentos de otros filósofos citando, interpretando y/o explicando un poco más dicha filosofía. De estos últimos no podemos confiar más que en las citas, ya que hasta los propios historiadores solían agregar a las interpretaciones sus propios juicios de valor, deformando el sentido original de lo que se intentaba expresar, ya sea por desconocimiento o a propósito.

Además de todo este problema, a lo largo de los años el estoicismo fue mutando, llegando al punto en que muchas veces los propios estoicos no lograban concebir un acuerdo de lo que era adecuado (o no) a tal filosofía. Otro problema que surge en este camino, es que el griego antiguo era un lenguaje mil veces más rico en palabras y significados que los lenguajes con los que contamos en la actualidad. Es muy difícil lograr una traducción fiel de los significados reales ya que muchas palabras se prestan a interpretación de los traductores.

Pese a todo ello, tomando los recaudos adecuados, podemos encontrar algunos puntos en común que se sostienen a lo largo del tiempo dentro de esta “escuela” filosófica. En este caso, hablaremos de los tres que considero más importantes y que se sostienen desde la etapa antigua (en grecia) hasta la etapa imperial (en roma).

Tres principios esenciales de la filosofía estoica

Si queremos saber como practicar el estoicismo, lo principal es reconocer que existen tres principios fundamentales en el marco de la filosofía:

1- El único bien es el bien moral:

Esquema explicatorio del bien y el mal moral, y de donde surgen las virtudes estoicas, los vicios y los indiferentes
Explicación de donde surgen las virtudes estoicas, los vicios y los indiferentes.

Los estoicos toman este principio de la filosofía de Sócrates, quien decía que «El único bien es el bien moral», y por lo tanto, el único mal es el mal moral. Con esta premisa, entendemos que nada externo a nosotros puede sernos perjudicial.

“Anito y Melito podrán matarme, pero no perjudicarme”

— Sócrates

El estoicismo rechaza el hecho de que las acciones humanas se fundamenten en el placer o el interés personal. Al contrario del Epicureísmo, los estoicos defienden la idea de la recta acción. La recta acción se caracteriza por ser una acción altruista, desapegada del resultado, ya sea que este actúe en nuestro beneficio o en nuestro perjuicio.

“Y conseguirás tu propósito, si ejecutas cada acción como si se tratara de la última de tu vida, desprovista de toda irreflexión, de toda aversión apasionada que te alejara del dominio de la razón, de toda hipocresía, egoísmo y despecho en lo relacionado con el destino”

— Marco Aurelio

La intención de actuar conforme a la naturaleza, la acción de hacer el bien, dispone de un valor en sí misma y no a causa del interes que ofrezca para nosotros. Posteriormente, Kant definirá esto como «el valor absoluto de la intención pura». Este desinterés implica el abandono de nuestro punto de vista egoísta y parcial para elevarnos hasta el punto de vista superior y trascendente del logos, es decir, la universalidad de la Razón y de la Naturaleza.

Obra sólo de forma que puedas desear que la máxima de tu acción se convierta en ley universal

— Immanuel Kant

2- Toda acción humana debe ser racional:

Cuadro que explica las tres disciplinas estoicas y las virtudes con las cuales se relacionan
Las tres disciplinas estoicas y las virtudes con las cuales se relacionan

El segundo principio que debemos tener en cuenta a la hora de pensar en como practicar el estoicismo es que, según los filósofos estoicos, en la conducta humana todo depende del juicio.

Las pasiones son juicios; la pasión por el dinero supone, en efecto, un juicio de valor que sugiere que el dinero es algo bueno, y lo mismo ocurre en el caso de la ebriedad, la intemperancia y las demás pasiones

— Crisipo

La razón y la facultad del juicio puede pervertirse y transformarse a sí misma por completo. Se puede transformar en buena o mala a partir de los juicios verdaderos o falsos que emite y a los cuales concede su asentimiento, es decir, pasa a ser una elección. Una de las consecuencias que conlleva este principio, según Epicteto, es que muchas veces nos hacemos desdichados a nosotros mismos a causa de nuestros juicios.

“Lo que turba a los hombres no son las cosas, sino las opiniones que de ellas se hacen”

— Epicteto

Sócrates por su parte, llega a la conclusión de que ningún hombre hace el mal a sabiendas, sino que a causa de ignorar lo correcto. Los seres humanos preferimos hacer el bien por naturaleza, pero nos equivocamos a la hora de definir lo que es bueno y lo que es malo. Es por esto que los filósofos estoicos desarrollan las tres disciplinas que debemos practicar para intentar no caer en la ignorancia. A cada una de ellas corresponden las cuatro virtudes cardinales estoicas. Entonces, a la hora de pensar como practicar el estoicismo, tenemos que recordar que la virtud equivale a «sabiduría» y el vicio a «ignorancia».

3- La naturaleza es coherente consigo misma

Dicotomía del control: Gráfico explicativo
Dicotomía del control: como vivir de manera coherente continuamente.

El último gran tema para entender como practicar el estoicismo es el que refiere a la naturaleza. Este punto se relaciona con el anterior, ya que nos permite entender mejor y profundizar en el concepto del bien. La moral estoica se basa en la concepción del ser vivo, que desde su nacimiento se muestra coherente consigo mismo por instinto. Todos los seres vivos tienden a su preservación, apreciando su propia existencia y todo aquello que sea de ayuda para salvaguardarla.

Si esto se da en lo que refiere a los seres vivos que conocemos, entonces ese gran ser vivo que es el Logos, el universo racional tal como lo conciben los estoicos, también tendería a preservarse. No existe más que una sola y única Razón, en nosotros y en el Cosmos. En este sentido, encontramos una similitud con el principio de correspondencia de la filosofía hérmetica:

“Como es arriba, es abajo; como es adentro, es afuera”

— Hermes Trismegisto

Esto implica que cada instante y cada acontecimiento ocurren de manera que es lo mejor para el conjunto universal, por ende, el sabio no podría hacer más que aceptar con entusiasmo y amor todo lo que le depara el destino, ya que es lo mejor para ese Todo del cual forma parte. La coherencia con uno mismo constituye el bien, tanto para el universo como para el individuo.

Este es un principio estoico por antonomasia, al cual Séneca define como «Querer siempre lo mismo, despreciar siempre lo mismo» que es lo mismo que ser perfectamente coherente con uno mismo. Continua la frase diciendo que «no es necesario añadir ninguna restricción, por pequeña que sea, como “a condición de que aquello que se quiere sea moralmente bueno”, pues la misma cosa no puede gustarnos de manera universal y constante salvo que sea moralmente correcta».

“vivir de modo coherente, es decir, según una regla vital simple y armoniosa; pues quienes viven en la incoherencia son desdichados”

— Zenón de Citio

Me interesa conocer tu opinión